Cómo saber si tengo cláusula suelo

Cómo descubrir la cláusula suelo en tu hipoteca

Con toda la información de la que disponemos hoy en día, a través de los medios de comunicación y/o las redes sociales e Internet, es relativamente fácil averiguar cómo saber si nuestro préstamo hipotecario tiene o no incluida la cláusula suelo. Desde Grupo Orden 21 te damos las pistas necesarias para que puedas descubrir la cláusula suelo en tu préstamo hipotecario. Aun así, consideramos que lo mejor en caso de que descubras que si estas afectado, te pongas en contacto con nosotros para que podamos aconsejarte de la mejor manera para poder recuperar el dinero que has pagado de más.

Primera pista

En primer lugar, nuestra primera sospecha pasa por ver si las cuotas del préstamo hipotecario no se han reducido de forma abultada.  Si este no ha sido el caso, es un primer indicio de que tenemos la cláusula suelo, por lo que debemos revisar la escritura de préstamo hipotecario e iniciar su búsqueda. Si no dispones de este documento, deberías solicitar una nueva copia en el banco o en la notaría en la que firmaste tu hipoteca.

Segunda pista

Continuamos con las pistas para identificar si estas o no afectado por la cláusula suelo, lo más fácil sería leer la escritura de préstamo hipotecario e intentar, buscar la parte donde se habla de las condiciones financieras de la operación y donde, en principio estaría redactada la cláusula.  Es muy probable que no la identifiques en un primer vistazo y que se necesite una lectura en profundidad de la escritura para poder averiguar si existe o no.

En Grupo Orden 21, a lo largo de este tiempo, habiendo revisado miles de escrituras y contratos de préstamos hipotecarios, hemos podido comprobar que cada entidad bancaria tiene una manera diferente de plasmar la inclusión de la cláusula, y que en ocasiones puede dar lugar a error, al buscar una frase concreta que no aparece en el clausulado. Nos hemos encontrado en muchas ocasiones con clientes que estaban seguros de que sus hipotecas no estaban afectadas por la inclusión de dicha cláusula, resultando al final, que la manera, a veces enrevesada, de redactarla hacía muy complicado, para quien no está habituado al lenguaje bancario identificar la inclusión de la cláusula.

En la escritura de préstamo hipotecario, la cláusula suelo, es decir ese límite al tipo de interés que le cobra la entidad, suele aparecer con la siguiente redacción, que es la más usual: «En ningún caso el tipo de interés nominal anual resultante de cada variación podrá ser superior al X% ni inferior al X%». En este caso, la hipoteca tendría tanto cláusula techo como suelo. Aun siendo semejante su texto a lo que decimos, también hemos visto la cláusula redactada como ‘cláusula de limitación a la variabilidad del tipo de interés’ o ‘en todo caso el tipo de interés nunca será inferior a…”,  o con terminología como  “tipos de interés del préstamo” y bajo expresiones del tipo “límite de variabilidad de intereses”, “interés mínimo” o “límites a la aplicación del interés variable. Más recientemente, se han referido a la cláusula suelo como “túnel hipotecario”.

Debido a las diferentes formas de redactar una misma cláusula, muchos afectados, como hemos indicado anteriormente han tenido problemas para identificarla.

Consulta tu hipoteca o recibo bancario

Si por cualquier razón, no dispones de una copia de tu escritura de préstamo hipotecario, también podrías consultar el recibo bancario del último pago del préstamo. Si el tipo de interés que aparece como pagado no es igual a la suma del Euribor más el diferencial pactado, efectivamente su hipoteca tiene una cláusula suelo, y ese interés es el tope.

Más información

Cómo saber si tengo cláusula suelo
Déjanos tu voto
Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas

Acepto el uso de mis datos personales de acuerdo con la Política de Privacidad y Protección de datos