Todo sobre los SWAP

Todo lo que debes saber sobre los SWAP

Los SWAP son lo que conocemos como producto financiero complejo. También se les conoce como permuta financiera. Se utiliza este nombre debido a que su valor se calcula a partir del valor de otro activo financiero. En este tipo de producto, se acuerda entre dos partes, por un lado, la entidad bancaria y por el otro el cliente, hacer un intercambio de dinero en el futuro.

En este acuerdo se establece que la entidad bancaria paga y recibe dinero del cliente y el cliente recibe dinero y paga a la entidad del mismo modo. Es lo que se conoce como fluidos financieros.

¿Cómo funciona este producto?

Este producto se contrata a modo de seguro para evitar la subida en los tipos de interés como por ejemplo en Euribor en las hipotecas. Los usuarios que recurren al SWAP lo hacen para evitar las fluctuaciones del Euribor y así pagar un tipo fijo de interés al banco por un préstamo.

El problema con este tipo de producto complejo es la desinformación por parte del banco hacia el cliente. El cliente paga las cuotas del préstamo en este caso referenciadas a un tipo fijo de interés, y el banco paga al cliente el interés del Euribor.

En la teoría, el cliente es el que se ve beneficiado en esta situación, siempre y cuando el Euribor se mantenga en valores altos, pero si se encuentra en valores muy bajos (como es el caso en la actualidad), el cliente se verá claramente perjudicado. El problema es que los bancos normalmente no informan a los clientes que contratan este tipo de productos de que existe la posibilidad de que se vean perjudicados si el Euribor baja mucho, para poder incluir este producto dentro del préstamo.

Además, esto conlleva un doble perjuicio, ya que durante el tiempo que el Euribor ha permanecido bajo, los clientes no se han beneficiado de esta bajada del tipo de interés como sí lo habrían hecho de haber contratado una hipoteca a tipo variable.

Los bancos tienen una posición privilegiada respecto a los clientes ya que conocen el estado de los mercados y pueden prever lo que ocurrirá a medio y largo plazo y cuáles son las tendencias de los próximos meses, cosa que a un cliente normal no le es posible conocer. De esta forma, los bancos consiguen vender productos que les suponen mayores beneficios, ya que son préstamos de cantidades muy altas.

El tribunal supremo y los SWAPs

El tribunal supremo ya ha dictado sentencia respecto a varios de estos casos. Si bien, han sido sentencias sobre casos particulares y no se puede extender al resto de casos de SWAPs.

Las audiencias provinciales si se han pronunciado con respecto a los SWAPs, considerándolos en su mayoría como nulos debido a la desinformación que sufrían los clientes de estos productos financieros. Los afectados no entendían lo que estaban contratando.

¿Cómo se reclaman las SWAPs?

Si un cliente de SWAPs afirma no haber recibido información suficiente como para entender lo que estaba contratando, puede formalizar una reclamación. Según la legislación española, tenemos un plazo de hasta 4 años para tramitar la reclamación.

Si necesita ayuda para reclamar su SWAP, póngase en contacto con Grupo Orden 21, le aconsejaremos sobre la mejor solución posible y le asesoraremos en todo lo que necesite.

Más información

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas

Acepto el uso de mis datos personales de acuerdo con la Política de Privacidad y Protección de datos